Siempre me han apasionado los ritmos latinoamericanos. A lo largo de estos últimos años he compuesto canciones basados en ellos. La bossanova (el ritmo más bello que se ha creado), la ranchera, el son cubano, y el bolero han sido las bases rítmicas de un conjunto de canciones que pueden formar un cuerpo susceptible de convertirse alguna vez en disco